Deux jours, une nuit (2014)

Título en español: Dos días, una noche

El cine ha sabido emular distintos tipos de narrativa que se encuentran en la literatura, y además, por supuesto, ha inventado nuevos estilos de contar una historia o incluso nos ha deleitado con otras películas que casi hasta carecen de historia. Una gran parte de las películas que veo podrían bien asemejarse a una novela, y de hecho muchas son adaptaciones del medio, pero en el caso de las películas de los hermanos Dardenne (el dúo belga que nos dio gemas como Rosetta y El niño) a menudo se parecen más a representaciones de cuentos cortos más que a una novela. Y déjenme aclarar algo acá, hay muchas otras películas que tienen su origen en un cuento corto que luego es adaptado a un guión de un largometraje, esto es relativamente común, pero a lo que voy con lo de los Dardenne y los cuentos cortos es que sus filmes se sienten igual que leer uno de estos, la estructura que siguen los relativamente simplistas textos en trama y diálogo son remplazados por una recreación tan realista del contexto y del protagonista de la historia que me recuerdan a los talentos de mi adorada Flannery O’Connor.

Pero en fin. El filme gira en torno a Sandra, interpretada con increíble vulnerabilidad por la genia de Marion Cotillard, una mujer que está saliendo de un pozo depresivo y de una licencia médica pero se ve enfrentada a la inminente pérdida de su trabajo. Su jefe decidió que: o la mantienen en el cargo o le pagan el bono de €1.000 euros al resto de los 16 empleados, pero ambas no podrán ser. Ni bien comenzada la película nos enteramos de que ya hubo una votación y se optó por aceptar el bono, pero Juliette y Manu (respectivamente: amiga y colega y el marido de Sandra) la convencen de intentarlo otra vez y el jefe acepta tener una segunda votación pasado el fin de semana, especialmente porque el supervisor de los empleados había ejercido cierta presión para que se votara a favor del bono. Una vez establecido este contexto, muy rápida y efectivamente y haciendo muy poco uso de la exposición, comienza el fatídico fin de semana que será dedicado casi exclusivamente a visitar y llamar a sus 16 compañeros de trabajo para convencerlos de que voten a su favor llegado el día lunes. Tensión a raudales.

S25-2261

Demás está decir que la hora y media que dura el filme la pase sumida en la angustia y la ansiedad por ver triunfar a Sandra. Y es que Sandra es un personaje que muy a su pesar provoca infinita lástima. Con esto no quiero decir que sea un personaje patético, de esos que agotan nuestra empatía y queremos golpear hasta que reaccionen. En absoluto. Sandra es una mujer a la que la depresión parece haber azotado con especial severidad, pero habiendo hecho su parte, junto con el apoyo incondicional de su compasivo esposo (el colaborador frecuente de los realizadores y excelente actor Fabrizio Rongione), se ve enfrentada a la dura realidad de la vida, que no parece darle un respiro. No es solo saber que ni bien sale a la superficie luego de batallar contra la enfermedad se choca contra una de las más comunes causas de suicidio en la vida, sino que para evitar este terrible destino, debe someterse a la compasión de 16 personas ajenas a ella, las cuales es fácil asumir que tienen sus propios problemas y necesidades económicas. Si bien la estructura del filme es algo repetitiva y monótona, las reacciones y respuestas de sus compañeros no. En casi todos los casos, los Dardenne logran adentrarnos en el mundo de estos extraños en tiempo récord, un mundo teñido de un contexto socio-económico un tanto precario, y salvando alguna excepción, sus reacciones destilan autenticidad y realismo.

Pero no es este el mayor logro del guión, sino más bien la maravillosa concepción del personaje protagónico. El rostro y el cuerpo entero, flaco, débil, encorvado de Cotillard parecen ser un lienzo en blanco en donde los Dardenne pintan un sinfín de emociones, que van desde la más desgarrante vergüenza, pasando por la desesperación que burbujea constante bajo una finísima capa de inestable compostura, la cual es cuidada con esmero por el optimismo y empuje del marido, y finalizando en la más humilde de las alegrías, el más orgánico de los agradecimientos. El fotógrafo fiel de los Dardenne, Alain Marcoen, vuelve aquí con su característica cámara en mano e iluminación natural, acompañando a Cotillard en casi todos los planos, de secuencias largas muy levemente editadas. Es un trabajo íntimo, sensible y hermoso y es absolutamente esencial para el éxito de la película.

Deux-jours-une-nuit

En las películas de los Dardenne no hay grandes finales, no existe un giro extraordinario en los eventos filmados a 4 o 5 cámaras musicalizados por una banda sonora solemne y majestuosa. Y no es que no haya resolución, aunque es cierto que a veces no la hay, pero esto no importa, o bien importa mucho menos. Sus películas terminan porque hasta allí llegó nuestro permiso de entrometernos en estas vidas. Hasta aquí llegó esta viñeta de una familia ordinaria, de una mujer que es forzada a luchar simultáneamente contra demonios interiores y exteriores. Es una hora y media que nos drena emocionalmente, porque los Dardenne demandan toda nuestra capacidad de empatía en un universo desprolijo y difícil, donde la moralidad es un arcoiris de grises, donde la fuerza y el valor de seres humanos es puesta a prueba una y otra vez. Es un excelente filme liderado por una actuación valiente, sensible y absolutamente comprometida por una de las mejores actrices de nuestra generación. Un filme que nos hace parte, por un rato, de un pedacito de humanidad.

Veredicto: 9/10

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2737050/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s