Leviafan (2014)

Título en español: Leviatán

Enfrentarnos al nombre y póster de esta película, un hombre sentado frente al esqueleto de una gran criatura marina, genéricamente llamada leviatán, nos conduce directamente a la reflexión. ¿Qué habrá querido comunicarnos el excelente director ruso Andrey Zvyagintsev con las referencias a esta fantástica criatura bíblica? En la Biblia aparece como un símbolo del mal, una criatura más comúnmente asociada con Satanás, pero principalmente, una criatura indomable (luego asociada con Moby Dick, por ejemplo), una clara señal de la inferioridad del hombre frente a Dios, que fue su creador. Allí en el póster, vemos al hombre, que en realidad es el hijo del protagonista, como una figura insignificante, minúscula. Pero por otro lado, Leviatán también es el nombre de la obra más famosa de Thomas Hobbes, un libro que aboga por el estado absoluto y que es la base teórica de los contratos sociales. Como verán, hay referencias para todos lados, pero no por esto se convierte en algo inaccesible, al contrario, los simbolismos y referencias funcionan como subtexto, pero también hay muchísimo en la superficie que funciona independientemente de aquello.

leviathan

En fin, la película, que según el director es una versión moderna del libro de Job, aquella sección de la Biblia que trata del pobre desgraciado a quien lo azotan numerosas calamidades para poner a prueba su fe, lidia con un hombre sencillo, Kolya, al cual, justamente, lo azotan varias calamidades. Vive con su bella mujer y su hijo adolescente de su matrimonio previo en un pequeño pueblo costero en el noroeste de Rusia, en una modesta comunidad gobernada por un alcalde corrupto y bajo la severa influencia de la Iglesia Ortodoxa. Sucede que el alcalde está interesado en la locación donde vive para realizar una construcción importante, y hará todo lo que está en sus manos para quitársela a él y a su familia. Esta situación desencadena el principal arco dramático del guión, el cual tendrá diversas consecuencias, todas, como podemos esperar, bastante nefastas. Para pelear contra este leviatán de autoritarismo, Kolya llama a su viejo amigo Dmitri, un abogado exitoso que ahora vive en Moscú. Será una lucha entre un defensor idealista, un hombre que confía en las leyes y en los hechos, contra un atacante cruel, abusivo e irrazonable, un tipo que no teme utilizar medidas extremas para hacerse con lo que quiere.

Una de las cosas más interesantes del guión es que, si bien decide bombardear al protagonista con una cantidad importante de desgracias, no se lo presenta como una figura fácil de victimizar. Al contrario, Kolya es un hombre bastante básico, que se nota que ama a su familia pero por otro lado carece de suficiente sensibilidad para notar que la mujer no es feliz, un tipo que bebe demasiado (¡y cómo refuerza el estereotipo de ruso toma-vodka esta película!), un hombre con problemas de ira al que le cuesta controlarse. Esto no quiere decir que cuando las injusticias empiezan a castigarlo, no las veamos como tales, pero por la naturaleza de su personalidad, nunca lo vemos como una víctima patética, nunca se alcanzan tonos melodramáticos (si bien hay un montón de situaciones que se prestarían para eso), los sentimientos tanto de los personajes como de nosotros, los espectadores, son austeros, sobrios, como el paisaje muerto y desolado en donde viven. Y aquí me gustaría resaltar la magnífica fotografía del colaborador fiel del director, Mikhail Krichman, que otorga a las vistas inertes una cierta belleza inquietante, logrando provocar una intensa fascinación por esos paisajes muertos y sombríos.

La película lleva un paso deliberado, lento, pero que va adquiriendo momentum a medida que se complican los arcos dramáticos. Tiene escasa edición y prefiere los planos estáticos y largos, optando por comunicar mediante las excelentes actuaciones de su elenco y el poderoso simbolismo de los panoramas antes que cortes, montajes o una dirección ostentosa. Vivimos los momentos más intensos a nivel dramático fuera de cuadro, ajenos y distantes, pero escuchamos los veredictos eternos de una juez con voz robótica y monótona, y el sermón de un cura amigo del alcalde, ambos muy lejos de tener el afán por la justicia (civil, divina) que deberían estar tan arraigadas a sus cargos, y vemos esto, y no lo otro porque el filme destila cinismo, nos noquea con ácidas críticas a los dos sistemas más poderosos de Rusia, que aquí están encamados en una orgía de corrupción altamente perturbadora.

leviatán

El director se inspiró en una historia real de un hombre en una situación similar en un pueblo de los Estados Unidos. Como verán, su poca fe en las autoridades trasciende límites geográficos. Pero si bien la fe en las figuras de gobierno son inexistentes, ¿qué nos dice sobre la fe en una justicia trans-humana, una justicia divina? ¿Será Kolia capaz de domar al leviatán? Con todo y esto, la película contiene algunos momentos de un humor bien negro, y si bien avanza lentamente, su duración de casi dos horas y medias nunca se torna pesada. Es mucho más ambiciosa que Elena El regreso, los excelentes trabajos anteriores de Zvyangintsev, porque por momentos adquiere un alcance casi épico, pero para todo el realismo que manifiesta, hay algunos giros del guión que no terminan de convencer del todo. Dicho esto, la película es fantástica, cuenta con una de las mejores fotografías del año pasado y ostenta unas hermosas composiciones del maestro Philip Glass. Es parca, reflexiva e intensa, y su final es excelente y memorable, pero muestra una realidad de nuestra insignificancia que resulta bastante deprimente; están advertidos.

Veredicto: 8/10

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2802154/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s