Noah (2014)

Título en español: Noé

Estoy muy molesta. A pesar de este fracaso de proporciones épicas y bíblicas (humor Scarlattino para ustedes), siempre voy a querer a mi amado Darren Aronofsky. Su película Requiem por un sueño fue una de las primeras películas “serias” que vi en mi vida, y comenzó mi camino hacia la apreciación de un cine más rico y profundo. Pero Aronofsky triunfa cuando se concentra en dramas humanos de un calibre más íntimo, personas comunes y corrientes viviendo en un mundo que puede ser cruel y tenebroso, y ahí logra creaciones de una humanidad devastadora, y logra conmovernos hasta las lágrimas. No sé qué se le dio por hacer algo como Noé, y apenas pude reconocerlo en esta recopilación de escenas artificiales y CGI (imágenes generadas por computadoras): nótese que puse “artificialidad” y “CGI” como ítems diferentes porque no es solo en lo visual que abunda lo inauténtico, sino también en términos de historia y personajes.

noah russell crowe jennifer connelly aronofsky

Como lo indica su título, la película se centra en la vida del personaje bíblico Noé, conocido por su gran arca en donde rescató una pareja de todas las especies de animales del mundo para repoblar la tierra luego de la gran inundación provocada por Dios para limpiar la tierra de las impurezas del hombre. Admito que no tengo conocimiento alguno sobre la historia tal cual la cuenta la Biblia ni me interesa demasiado, francamente. Lo que sí espero de una película es un guión fuerte y seguro sobre lo que quiere relatar. Este no es el caso. Ni cerca. Desde el principio Noé, interpretado por Russell Crowe, se presenta como un personaje difícil de querer. Tiene una solemnidad y nobleza exasperante y su afán por llevar a cabo la misión que le encargó el Creador lo llevan más hacia el territorio de la superioridad moral y no hacia la humildad, como hubiera sido preferible. No pido que los protagonistas deban ser necesariamente agradables, pero al menos deben ser cautivantes y no hay absolutamente nada cautivante de un personaje tan poco tridimensional como Noé.

Lo mismo puede decirse del resto de la familia, son personajes en extremo superficiales y honestamente poco nos importan sus destinos: está su mujer, interpretada por Jennifer Connelly en un papel tan pero tan fino que podría ser un dibujo animado; peor es el primogénito y el tercer hijo, ambos con una única característica reconocible y luego están Emma Watson, la niña perdida que adopta la familia, y el segundo hijo, Ham, la oveja negra del grupo. Watson se entrega a su rol con firmeza y eleva un poco el material del guión y con Ham los escritores (Aronofsky y Ari Handel: colaborador frecuente del director) parecen querer agregar un elemento de antagonismo que eventualmente resulta en la mismísima nada. Redondeando el elenco están Anthony Hopkins como el tatarabuelo sabio cliché y Ray Winsote como el antagonista principal, descendiente de la línea de Caín.  Lo gracioso es que este último, a pesar de tener una moral más cuestionable, logró despertar en mí la mayor simpatía de todos los personajes, y esto es otro de los grandes fracasos del filme, ya que niega el propósito de la historia en sí.

Russell Crowe as Noah

Lo que resulta es un relato condescendiente, simplista y moralizante que no tiene claro qué quiere transmitir realmente. Es una intercalación de escenas del un CGI de muy mala calidad: intentos de planos épicos con imágenes de centenares de animales corriendo hacia el arca, rocas construyendo un arca (son ángeles caídos), batallas innecesarias o el arca en medio del agua; estas son  contrarrestadas con escenas de falsa intimidad en planos cerrados donde Noé insist e con seguir el plan del Creador mientras su familia sufre las consecuencias y el resto de la humanidad, toda vil y desechable, muere de hambre y es castigada por su maldad y carnivorismo. Hago una pausa en la escritura y me vuelvo a preguntar en qué estaba pensando Aronofsky cuando creó este esperpento. No hay ningún elemento rescatabale: no es ni interesante visualmente, ni son buenos los efectos especiales, ni tiene ningún asomo de profundidad o inteligencia. Es una lástima que un grupo tan talentoso de artistas haya creado algo tan carente de creatividad, pero todo buen director tiene una desgracia en su filmografía; no por esto voy a dejar de querer al genio detrás de El luchador y El cisne negro. A por una pronta recuperación.

Veredicto: 3/10

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1959490/