Interstellar (2014)

Título en español: Interestelar

Cuanto más alto se sube, peor es la caída. Perdón por el cliché, pero me pareció justo comenzar así dado que Interestelar a veces se parece más a un catálogo de lugares comunes que la epopeya épica que quieren vender en el trailer. Es una película de mucha ambición, que poco menos pretende enseñarnos el sentido de la vida, pero que no es más que un par de buenas ideas procesadas por la fábrica de Nolan completa con visuales deslumbrantes, personajes desprovistos de personalidad, diálogos expositivos, música estridente, plot twists (vueltas de tuerca) y Michael Caine.

El mundo como lo conocemos hoy se terminó. La sequía en forma de un “polvo maligno” arrasa con la agricultura y la producción alimenticia y los gobiernos fracasaron y colapsaron. La población se redujo. No hay necesidad de ingenieros, le dicen a Cooper (Matthew McConaughey), un ex-piloto de la nasa/ingeniero que ahora vive de su granja; sino de granjeros. Este es el futuro que le depara a su hijo Tom, pero quizás la niña Murph, por ser indiscutiblemente brillante, pueda llegar a la universidad. Este es el panorama con que iniciamos la película. Agreguémosle un pequeño elemento de fantasía cuando según Murph, hay una presencia fantasmagórica en la casa que está intentando comunicarles un mensaje de extremada importancia. Descifrando estos mensajes que vienen en el lenguaje de la gravedad -o de libros cayendo de la estantería formando un código entre binario y morse (al parecer NUNCA está demás saber binario y morse)-, llevan a Cooper y Murph a lo que queda de la NASA. Allí el profesor Brand (Caine) y su hija (Anne Hathaway) están preparando un par de misiones para salvar a la humanidad de la extinción, cuya diferencia implica en uno la relocalización de la población actual de la Tierra, y en la otra, el abandono de la población a su suerte y la creación de una nueva colonia (a partir de óvulos fertilizados congelados) que empiece prácticamente de cero.

interstellar 2014

Estos planes parten de la base de que en esta galaxia no hay ningún planeta habitable, por lo que habría que utilizar una especie de agujero en el espacio que oficiaría de atajo hacia áreas totalmente desconocidas del universo. En esta misión se embarca Cooper, dejando a sus hijos atrás, prometiéndoles volver algún día. La trama, como podemos esperar de Nolan, toma varios giros inesperados y toca muchísimas temáticas interesantes en papel, pero que sufren en la implementación. De hecho, una de mis mayores quejas es la dificultad que tuve en suspender mi incredulidad; admito que no sé demasiado sobre los temas que se tocaron, pero todo parecía construido sobre una base tan pero tan floja que se derrumbaría ante el mínimo escrutinio; estas temáticas incluyen: la relatividad del tiempo/espacio (uno de los conceptos más interesantes en términos del aporte dramático que brinda al guión), la naturaleza de los agujeros negros, el acceso a nuevas dimensiones, el amor como la fuerza (in)tangible que une a la humanidad, la manipulación de la gravedad, en fin. No se preocupen que todas estas temáticas son explicitadas a través de diálogos que solo sirven para informar a la audiencia y que para nada están puestos al servicio de los personajes que son absolutamente vacíos. No hay nada que se pueda decir de ninguno. Y como el éxito de la película depende de la inversión emocional que ponemos en ella, no es sorpresa que pegue más como sentimentalidad barata que verdadera emoción porque no sabemos nada de los personajes; NADA. El tiempo que podría haber sido dedicado a desarrollar la relación entre Cooper y Murph -que era el supuesto corazón de la película- fue dedicado a una historia secundaria y desastrosa con Matt Damon y a horas en el espacio que no aportaron nada más que una oportunidad para que el gran compositor Hans Zimmer musicalice visuales, muy lindos, sí, pero innecesarios.

o-JESSICA-CHASTAIN-INTERSTELLAR-facebook

Dicho esto, Jessica Chastain, quien interpretó a la Murph adulta, hace un gran trabajo con lo que tiene, y McConaughey continúa con esta nueva serie de personajes solemnes que le está saliendo muy bien. Sin embargo, Hathaway, (a quien no le tengo mucho cariño) como la compañera de tripulación Brand, la sufrió en algo que no es ni una sombra de un personaje, y ni que hablar de Casey Affleck como Tom adulto, cuyo arco no tuvo ni sentido ni resolución ninguna, y el tercer miembro de la tripulación, el símbolo afroamericano del filme, un profesor que tampoco está ni cerca de ser un personaje real. Hay un cuarto en la nave pero realmente no se me ocurre nada que decir sobre él tampoco. A esto sumémosle los “robots inteligentes” de la nave, una especie de HAL 9000 buena onda, cuyo diseño me pareció tan ridículo que los nominaría como los peores de la historia.

Para concluir voy a decir que es una de esas películas que cuanto más las pensás, peor parecen. Es un guión risible desde todo punto de vista, pero en especial desde el dramático. Sin embargo, como siempre sucede con las películas de Nolan, para ser tan larga, el tiempo realmente vuela, y hay algunas escenas verdaderamente deslumbrantes visualmente. Creo que muchas de las ideas tenían gran potencial y no niego que logró despertar en mí una ciert a curiosidad sobre las temáticas que maneja y, aunque no sea por buenas razones, inspira muchas ganas de hablar de ella, para bien o para mal. Es un fracaso para la carrera de este ambicioso director, y a pesar de que los Nolanitos son uno de los grupos de fans más molestos del mundo del cine, no han logrado que lo odie. Creo que detrás de toda la parafernalia, tiene buenas intenciones, y a pesar de sus faltas, también tiene talento. Se merece otra oportunidad.

Veredicto: 4/10

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt0816692/

Anuncios