Birdman: or (The Unexpected Virtue of Ignorance) (2014)

Título en español: Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia)

Pueden pensar lo que quieran de Birdman, pero hay una cosa que es innegable: esta película es el producto de una visión inspirada, creativa y única, de un director que ha demostrado consistentemente que busca explorar las posibilidades del lenguaje cinematográfico y que ha reunido (como suele hacerlo) un equipo inmensamente talentoso que lo acompaña en el camino. Si hay algo evidente sobre esta película, es la claridad de la visión, el casi tangible cariño para con el material y la originalidad del producto final. Y aquí voy a ser sincera y admitir que por más que es difícil no reconocer la potencialidad de un director como el mexicano Iñárritu (el de Amores Perros, 21 gramosBabel), nunca me terminaba de conquistar porque notaba una insistencia entre densa y pretenciosa en la proyección de sus ideas, pero en el caso de Birdman, esta afectación da lugar a algo que es mucho más gratificador y disfrutable para el espectador: la obvia realización de que estas personas se estaban divirtiendo a lo grande.

Esto se deba, quizás, a que Birdman haya sido catalogada como una comedia, lo cual le permitió a Iñárritu desprenderse de esos intentos de solemnidad que pesan tanto en sus películas pasadas, y le permite una libertad de expresión mucho mayor, y por eso se alza por sobre las otras. El guión, escrito en equipo por el propio Iñárritu y 3 más (incluyendo al argentino Armando Bo), trata de un actor venido a menos, la ex estrella de una saga de acción sobre un superhéroe llamado nada más y nada menos que Birdman, quien intenta recuperar su fama y autoestima mediante el montaje de una obra en Broadway. La obra es una adaptación del cuento corto de Raymond Carver titulado “¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?”, escrita, dirigida y protagonizada por el propio actor llamado Riggan (Michael Keaton). El guión gira en torno a los días previos al estreno de la obra y se ciñe muy ajustadamente a Riggan, siguiéndolo casi constantemente, con una cámara fluida de largos y fascinantes planos secuencias (simulando ser una sola toma continua) que se cuelan por todos los rinconcitos del teatro y que solo lo abandonan ocasionalmente, para acercarnos brevemente a lo que está sucediendo con los personajes secundarios, la familia, amigos y colegas del propio Riggan.

Birdman

Los más importantes (e interesantes) son su hija Sam, interpretada por Emma Stone en un papel de adolescente rebelde y mala onda, que le queda muy bien, pero tampoco es tan merecedor de todas las nominaciones y premiaciones que está recibiendo; una de las estrellas de la obra, Mike, un hombre intenso como pocos, interpretado por un Edward Norton en plena demostración de su inmenso talento; la novia de Mike, Lesley, una actriz debutando en Broadway, interpretada por Naomi Watts que logra demostrar una vulnerabilidad y sensibilidad hermosa en muy poco tiempo; y Jake, el productor, abogado, y mejor amigo de Riggan, interpretado por el capo de Zach Galifianakis. Los elementos cómicos del guión giran en torno a las diversas complicaciones que tiene Riggan para lograr su objetivo, y más secundariamente, a los distintos problemas que tienen el resto de los personajes, que van desde egos desmedidos ocultando problemas de seguridad, hasta adicciones y problemas de autoestima. Aunque la película lidia con temas relativamente serios, lo hace con una naturalidad respetuosa y nunca se torna exageradamente dramática. Para ser sincera, el guión no termina de convencer tanto: algunos de los diálogos son algo torpes y hacia el final parece tirarse un poco para atrás, pero gracias a la decisión del director de aproximarse al material con sentido del humor y un estilo visual más liviano, la película es inmensamente disfrutable, y esta queja se convierte en algo menor en lo que es una muy buena película.

Además de enfocarse en sus personajes, la íntima cámara de Emmanuel Lubezki (uno de los mejores directores de fotografía actuales y de todos los tiempos) nos muestra el detrás de escena del mundo de Broadway y a veces logra algún que otro comentario incisivo sobre la naturaleza del mundo del espectáculo, abarcando tanto críticos, como espectadores, como artistas, pero no opta por ahondar en ninguna de estas temáticas sino más bien en explorar la psicología de sus personajes, en particular la de Riggan. Riggan es un personaje sumamente interesante, acosado por el fantasma de su personaje más célebre (casi literalmente), debatiéndose entre la culpa de no ser un mejor padre, marido, novio, y las ganas de probarle a los demás (y a sí mismo) que es un artista serio, que tiene algo que decir y que aportar al mundo del teatro. Explorando la web me encontré con que muchos la encuentran pretenciosa, pero si bien podría aceptar esta etiqueta para los trabajos anteriores de Iñárritu, Birdman se destaca por no tomarse tan en serio, por dejar que el amor por el cine que tienen sus realizadores se cuele por entre todos lados y nos devuelva un producto hermoso.

birdman-starring-michael-keaton-is-the-best-movie-of-the-year

Se trata de una película que fluye y avanza al ritmo de su propio tambor, que toma riesgos que resultan (aunque no tantos como me hubiera gustado) y explora y expande los distintos recursos que aporta el medio. La banda sonora, que me recordó a Whiplash porque consiste principalmente de percusiones, también me acercó al trabajo de Jonny Greenwood en las películas de Paul Thomas Anderson, no tanto musicalmente, sino por el efecto que producen, creando una atmósfera bizarra y desconcertante. Pero el corazón de Birdman es Keaton, él mismo un ex-superhéroe (el primer Batman de las películas de Tim Burton), un actor que hace tiempo había quedado en el olvido, como su personaje, pero que aquí demuestra que aún tiene muchísimo que dar. La suya es una interpretación sincera, vibrante, empática, y domina tanto los momentos de humor como las escenas más conmovedoras. Es un gran regreso para el actor, lo que innegablemente también le aporta una dimensión más profunda a la película. Creo que esta es mi favorita de Iñárritu hasta la fecha, su afán por la multiplicidad de personajes e historias se ve reducido un tanto en torno al protagonista, y su visión cinematográfica, que es siempre interesante, resulta mucho más atractiva para la comedia, por lo que espero que su carrera siga en esta misma línea. En fin, Birdman es divertida e inventiva, y a pesar de perder un poco su camino más hacia el final, en su totalidad está hecha con una fe y cariño por parte de sus realizadores que es imposible no quererla. Ah, y los créditos iniciales son fantásticos.

Veredicto: 8/10

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2562232/

Anuncios

Minireseñas: St. Vincent: el rompenieves del bosque

Snowpiercer (2013)

snowpiercer rompenieves tilda chris evans

Título en español: Rompenieves

Bueno, ¿qué acabo de ver? Digo, realmente no lo sé. ¿Fue horrible? Y no, en realidad fue algo entretenida, pero tiene un estilo tan disperso y desparejo que cuando terminó, quedé completamente anonadada. La premisa ya es bastante bizarra, se trata de una sociedad post-apocalíptica en donde todo lo que resta de la humanidad vive en un gran tren (sí, tren) autosustentable que da la vuelta al mundo una vez por año, recorriendo un planeta completamente cubierto de nieve. El tren, como suele ser el caso, está divido por clase social, en donde los pobres se acumulan en la parte de atrás, liderados por el viejo sabio (John Hurt), su heredero revolucionario Curtis (el todo-americano Chris Evans) y su compinche irlandés Edgar (Jamie Bell). Juntos planean una rebelión contra las clases altas, lideradas a su vez por el presidente de todo el resto del mundo y creador del tren, Wilford (Ed Harris); ni bien comenzado el filme, los revolucionarios secuestran a la mensajera de las clases altas, Mason (Tilda Swinton en una demencia de papel), quien los lleva por un tour de los vagones del tren (que culminaría en el primero habitado por “la máquina” y Wilford) que es la parte más divertida, inventiva y visualmente extraordinaria de la película. Adaptándose a las formas del tren, los vagones ofician de todo tipo de cosas (pasando desde un acuario hasta un boliche lleno de millonarios bailando de estupefacientes bizarros). La película fue escrita y dirigida por el surcoreano Joon-ho Bong (adaptada de la novela gráfica Le Transperceneig), lo cual quizás explique la disparidad de simbolismos y estilos. Pero además de esta mezcla estilística bizarra, la película sufre por los millones de agujeros a nivel de guión, y se cree mucho más inteligente de lo que realmente es, lo cual la hace doblemente ridícula. La dirección de arte es fantástica y se nota que fue hecha con muchas ganas, pero es imposible mirarla sin gritar cada 5 minutos un gran “¡qué divague!”

Veredicto: 5/10

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1706620/

St. Vincent (2014)

st.-vincent-whysoblu-1bill murray
Título en español: St. Vincent: un vecino de otro mundo (?)

Esta es la típica comedia indie conmovedora de la temporada, protagonizada por un actor reconocido abriéndole el paso a un escritor/director novato (Theodore Melfi).  Y como suele ser el caso, es decente, honesta y perdonablemente poco creativa. La película gira en torno a la amistad improbable (aunque no tan improbable en el mundo del cine) entre un niño de una sensibilidad y empatía adulta, Oliver, y su vecino gruñón, cínico pero querible, Vincent (interpretado por Bill Murray con toneladas de personalidad). Creo que podría dejar el comentario por ahí, y ya tendrían lo necesario para evaluar de qué se trata, pero voy a agregar que tienen a Melissa McCarthy como la madre recién divorciada y mudada del niño, en una papel más sensible que cómico, y a la genia de Naomi Watts haciendo de la amiga prostituta rusa de Vincent en una papel que demuestra sus dotes para la comedia. Esperen montajes de Oliver y Vincent haciendo cosas gracias e inapropiadas para niños, pero aprendiendo lecciones de vida, un subidón dramático vinculado con un par de tramas secundarias que lidian con apuestas y con la mujer de Vincent, que terminan de darle un poco más de “humanidad” y “profundidad” al personaje, un quiebre en el arco dramático y un final para enternecer nuestros corazones. Si notan un poco de cinismo en este comentario, es solo porque la fórmula está tan usada que exaspera de a ratos, pero la película es a menudo tierna, divertida y muy bien actuada, y a Murray lo disfruté en este papel como hacía años no me pasaba.

Veredicto: 6/10

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2170593/
Into the Woods (2014)

INTO THE WOODS en el bosque meryl streep
Título en español: En el bosque

Ah bueno. Ya he hablado de alguna película bastante mala, pero nada a este nivel. Me parece un insulto hasta incluirla en mi blog porque no la quiero ni llamar una película. Este desperdicio de celuloide, basado en el musical de Sondheim, es una afronta a todo lo bello y profundo del séptimo arte. El guión, que está divido en dos actos con extremada torpeza, trata de un panadero y su mujer (Emily Blunt, lo único que me salvó la cabeza), víctimas de la maldición de un bruja (Meryl Streep: intentó hacer algo divertido, pero es todo tan desastroso que no sé qué decir) que les impide tener un hijo. Para romper la maldición y cumplir con su sueño, tienen que robar un ítem característico de distintos personajes de los cuentos tradicionales recogidos por los hermanos Grimm (la Cenicienta [dicho así con el artículo recién me sonó re terraja]; Jack, el de las habichuelas; Caperucita Roja y Rapunzel). Todos estos personajes tienen sus tramas secundarias y todos se encuentran en el bosque, que está tan pero tan mal hecho que parece una puesta en escena de una obra de secundaria. Lo inmensamente frustrante del guión es lo pésimo que están conectadas estas historias y lo anticlimático de la culminación de esta primera historia; sí, porque una vez que se resuelve esta trama, el segundo acto da comienzo a otra completamente diferente y si poco me importaba la resolución de la primera, imagínense la segunda. Hay un sinfín de actores conocidos y no tan conocidos que hacen una aparición en esta bazofia de Rob Marshall (quien nos dio la gema que es Chicago), cantando una canción que suena igual a la otra canción que cantó el otro y que sonará igual a la siguiente: ¿dónde se vio un musical con tanta pobreza melódica? Ninguna canción es memorable, pegadiza, divertida ni interesante. Son insoportables. Los personajes son irritantes a pesar de que la mayoría de los actores realmente hace un esfuerzo. Para terminar, el final es tan deprimente y gris, y la película en general absorbió tanto de mi energía que realmente no se la podría recomendar ni a mi peor enemigo.

Veredicto: 2/10

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2180411/