Shaun of the Dead (2004)

Título en español: Muertos de risa

Recuerdo que cuando salió esta película, una mezcla de comedia/terror zombie, hubo un montón de revuelo y rápidamente conquistó tanto a la crítica como a las audiencias, generando un grupo de seguidores fieles que seguramente facilitaron la producción de las siguientes dos películas de la trilogía: Hot Fuzz (2007) y The World’s End (2013). Es fácil ver por qué tuvo tanto éxito, ya que aunque admito que este no es necesariamente un género que disfruto demasiado, esta se me hizo bastante entretenida, dinámica y hasta emotiva en un par de escenas, lo cual no me esperaba en absoluto.

shaun of the dead simon pegg nick frost
La premisa es sencillísima. Apocalipsis zombie centrado en la ciudad de Londres. Primero nos presentan a los personajes, al grupo de perdedores de Shaun (Simon Pegg), un vendedor sin ningún tipo de ambición, atascado en una vida que gira en torno al callejón sin salida de su trabajo, su novia insatisfecha Liz (Kate Ashfield) y su incluso más fracasado amigo Ed (Nick Frost), un tipo que comparte apartamento con Shaun y otro amigo, pero que no hace más que tomar y ocasionalmente vender marihuana. Sus vidas pasan del sillón del apartamento a las sillas del bar Winchester, el clásico pub inglés del barrio. Cuando comienza el filme, vemos un intento desesperado de Shaun por efectuar un cambio en su patética vida, un intento que incluye ponerle un poco de empeño al festejo de aniversario con Liz y lidiar con un almuerzo familiar con su madre (Penelope Wilton a quien yo sigo fervientemente en Downton Abbey y aquí está tan diferente) y su padrastro interpretado por el fantástico Bill Nighy, única figura paternal en su vida a quien nunca pudo aceptar.

El fracaso de Shaun de mejorar su situación se coordina perfectamente con la explosión del apocalipsis, otorgándole a nuestro anti-héroe la posibilidad de mostrar su valor, ayudando a su familia y amigos a sobrevivir en las calles atestadas de zombies. La primera mitad tiene varios momentos muy buenos, como cuando Shaun realiza su rutina matutina ignorando todas las obvias señales de que algo anda mal; o el primer encuentro directo de Shaun y Ed con un zombie y sus subsiguientes intentos de matarlo; luego se degenera un poco en clichés menos inspirados que culminan en un clímax predecible y un tanto insulso, pero no por eso completamente desechable. A pesar de que el guión se preocupa más por darnos una buena dosis de humor inglés, hay un par de escenas emotivas que contra todo pronóstico logran apelar a nuestro lado más sensible, y este es uno de los mayores logros de la película, sin duda. En cuanto al gore, lo hay, ya que esta es una película de zombies, pero no encontré nada demasiado desagradable, ni siquiera que supere el de la serie de televisión The Walking Dead, así que no genera un problema para los muy sensibles pero tampoco atractivo para los fanáticos de la chanchada.

Shaun-of-the-Dead simon pegg

En conclusión, es una película divertida, que mantiene un paso ligero y nunca aburre. Tiene más aciertos que fracasos y está decentemente filmada, con una fotografía que no llama demasiado la atención pero que rinde, y algunas técnicas de edición que se complementan bien con el género, reminiscentes de Réquiem por un sueño. Dentro del universo de las parodias (en este caso de Dawn of the Dead, del genio George Romero), es una de las mejores que he visto y los minutos finales son realmente maravillosos, logrando cementar el homenaje al clásico de Romero y logrando a su vez su propia crítica ácida y personal hacia la sociedad de consumo en la que vivimos hoy en día.

Veredicto: 6/10

The Conjuring (2013)

Título en español: El conjuro

Cuando veo una película de terror que me provoca algún susto y está decentemente hecha, me cuesta controlar mi entusiasmo. Este es el caso de la súper popular El conjuro, y en mi opinión, es una excelente producción de Hollywood dentro del género y se merece el aprecio de las audiencias y críticos que recibió el año pasado. Para empezar, quiero hacer una aclaración acerca de cómo decido ver estas películas. Cuando decido adentrarme en el terror, trato de brindar mi parte como espectador que respeta el género; en mi caso, en general las miro completamente sola, en plena oscuridad y a altas horas de la noche, para evitar ser interrumpida y arruinar la magia tenebrosa que nos brinda el filme. Yo no me asusto fácilmente (ay, yo, tan valiente), y a pesar de que no me pareció tan espeluznante como la he oído describir, sí logró algo fundamental: una vez terminada, di un paseo por mi apartamiento dormido y noté que mis sentidos estaban completamente agudizados y mi sensibilidad para con cualquier ruido o sombra era mucho mayor a la de costumbre. Esto lo considero un éxito rotundo.

the conjuring patrick wilson vera farmiga

En fin, El conjuro está ligeramente basada en las aventuras de los Warren, una pareja de expertos en demonología que viven de investigar casos místicos y situaciones paranormales. Los Warren existieron de verdad (es más, Lorraine sigue vive), y les dejo a su criterio si considerarlos grandes estafadores o auténticos caza-fantasmas. El hecho es que da igual lo creíble que sean en la vida real, porque en la ficción de la película, fueron absolutamente convincentes. Los interpretan Patrick Wilson y Vera Farmiga, y venden tan bien sus papeles que parecen ser auténticos creyentes de toda esta mitología. Este es uno de los motivos principales por los cuales la película es tan efectiva: los creadores decidieron jugársela y apostar hacia la completa seriedad y les funcionó. El problema de muchas películas de terror de Hollywood es que no le tienen fe a su material (quizás porque parten de guiones muy malos, pero aun así) y terminan siendo inconsistentes en tono y oscilando entre querer ser graciosas y tenebrosas, resultando, casi siempre, en ridiculez. Los Warren son una pareja muy fácil de querer; se muestran como los mayores expertos en su área, son profesionales y tienen todo tipo de trucos que traen a su trabajo. Lorraine es, además, clarividente y esto le aporta una vulnerabilidad y fragilidad al personaje que la hacen mucho más interesante de ver. Por otro lado, tras una nefasta experiencia que afecta a Lorraine permanentemente, su marido se muestra más reticente en exponerla a situaciones riesgosas y esto crea otro punto de conflicto en la historia, agregándole si quieren un matiz más de profundidad.

En contrapartida están los Perron, y aquí vemos uno de los clichés favoritos del género; una hermosa familia (muy numerosa, son cinco hijas) se muda a una casa alejada de la civilización para “comenzar otra vez” luego de una serie de problemas económicos. Claro que la casa está completamente embrujada y ahí es cuando aparecen los Warren con todo su equipo y comienza la limpieza. La casa está realmente fabulosa. La historia se desarrolla en los 70’s y las decoraciones y vestuarios fueron hermosamente recreados por el equipo de arte que trabajó en ella. A su vez, se maneja una paleta de colores tirando a sepia y en conjunto crean un contexto muy convincente y estéticamente agradable. Más que nada, debo admitir que quedé muy sorprendida con el nivel de complejidad de algunas tomas; el director adopta ángulos interesantes y experimenta con planos largos que son verdaderamente efectivos y además cuenta con un excelente sonido que contribuye profundamente con la creación de una atmósfera absolutamente tensa y terrorífica.

THE CONJURING vera farmiga

No voy a decir que la historia es original o que el guión contiene mucha profundidad. Esto no es cierto, ya lo saben. Pero originalidad en tramas es algo que se perdió hace décadas y aquí lo que importa es la ejecución. La película está muy bien realizada. El guión es decente y aunque no se esfuerza por desarrollar todos los personajes, nos brinda lo suficiente para que los protagonistas de la película, es decir, los Warren, sean personajes que nos importen. Patrick Wilson, la señora de los Perron, interpretada por Lili Taylor, y en particular Vera Farmiga hacen un gran trabajo y elevan el material del guión considerablemente. Una historia trillada pero bien ejecutada, liderada por actuaciones destacadas, pero por sobre todo, un equipo que cree en su potencial y no se conforma con mediocridad, otorgándonos una serie de saltos y gritos y tapadas de ojos y una secuencia de una tensión y suspenso formidables hacia el final. Una película de terror que crea un miedo que perdura tras finalizados los créditos. Como dije, un éxito.

Veredicto: 7/10

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1457767/

Only Lovers Left Alive (2013)

Título en español: Solo los amantes sobreviven

Ay, Jim Jarmusch, ay. Esta debe ser una de las películas que más me hizo voltear los ojos en los últimos años. Aquí tenemos un filme donde los protagonistas son vampiros pero donde la palabra “vampiro” jamás es pronunciada, lo cual en teoría no está mal, si no fuera porque esta película se toma tan en serio que todo termina destilando pretenciosidad y masturbación intelectual. Es sin lugar a dudas un ejercicio en donde el estilo predomina sobre la sustancia, y, otra vez, esto no es siempre malo, pero en general resulta más efectivo si es acompañado por fuertes elementos humorísticos y una marcada ausencia de solemnidad; o bien, en otro caso, hay que asegurarse que el estilo sea realmente espectacular y opaque las otras reservas que uno podría tener con la película.

El guión es escuálido en cuanto a argumento y también en cuanto a caracterización. Nuestros dos vampiros protagonistas (ambas actuaciones sólidas por parte de Tilda Swinton y Tom Hiddleston) llevan existencias lánguidas, lo cual tiene sentido ya que tienen todo el tiempo en el mundo -algo que la película intenta transmitir con el letárgico ritmo de sus dos horas-, en donde cada uno parece entregarse a una vida artística y contemplativa. Eve se rodea de libros y Adam de música (qué sutileza los nombres, Jim), pero la diferencia es que la primera parece contenta con su existencia de pasiva observación, amor, lectura y baile, mientras que Adam cumple más con el rol de vampiro melancólico y deprimido. Adam es un artista y produce música hace décadas (incluso le permitió a Schubert utilizar un adagio de su propia creación -qué par de personas increíbles estos vampiros, ¿no?-) pero tiene problemas para exponer sus creaciones y su persona al mundo y eso al parecer le provoca un angustia indescifrable. Por otro lado, debo admitir que las nuevas producciones musicales de Adam son muy interesantes y fueron lo que más me gustó de la película: hipnóticas y llenas de sentimiento.

only-lovers-left-alive-tilda-swinton-tom-hiddleton

Al inicio de la película, los amantes se encuentran en ciudades diferentes. Eve vive en Tánger, donde comparte momentos con nada más y nada menos que Christopher Marlowe (John Hurt). La trilladísima rivalidad con Shakespeare, por supuesto, fue usada como otra instancia de humor en donde las referencias culturales actúan de guiños torpes al público objetivo. Este, además, es su proveedor de sangre no-contaminada (porque por supuesto que entre los numerosos males del siglo XXI, consecuencia de la patética raza humana -a quien llaman zombies-, está la pésima alimentación que los termina afectando a los pobres vampiros también). Al otro lado del mundo, en Detroit, la sociabilidad de Adam se reduce al médico que le provee sangre (quien en una instancia comenta que está muy pálido y debe tomar sol; ya ven lo de poner los ojos en blanco, ¿no?) e Ian, su proveedor de cualquier otra cosa, incluyendo guitarras clásicas vintage y balas de madera. Luego de observar sus dinámicas individuales, Eve decide visitar a Adam en Detroit y pasan el tiempo nombrando las plantas por su nombre científico, criticando el sistema eléctrico y lamentando los destinos de los genios de la historia como Copernico y Pitágoras. Fascinante.

Pasada una hora de esta modalidad, ingresa la hermana de Eve: EVA, sí EVA, interpretada por Mia Wasikowska. A esta altura, esta pequeña dosis de vida y energía son muy bienvenidas. Como es esperado, la llegada de la familia al hogar de una pareja siempre provoca estragos, y no es diferente en una familia de vampiros. La actuación de Wasikowska es inspirada y vital, y contrasta efectivamente con los modos más inexpresivos de Hiddleston. En fin, pequeña crisis y luego la resolución no-resolución de la película.

Only-Lovers-Left-Alive-mia-warsikowa

Jarmusch aprovecha la temática y encarga una cinematografía acorde, de tonos metálicos e iluminaciones cautivadoras. Pero no queda claro cuál era su intención con todo esto. Es un guión con muchísimos problemas de tono que se mueve incómodamente entre el humor condescendiente e insulso y la melancolía solemne. No convence ni vende a pesar de las actuaciones comprometidas de todo el elenco y a pesar de que tiqueó todos los ítems de la lista de clichés correspondiente.

Veredicto: 4/10

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1714915/

Don’t Look Now (1973)

Título en español: Venecia rojo shocking/Amenaza en la sombra (la primera traducción es candidata a ser la peor de todos los tiempos)

Cuando uno piensa en Venecia, es imposible no imaginarse sus encantadores canales rodeados de coloridos edificios y las pequeñas góndolas atestadas de turistas buscando el mejor ángulo para su foto-postal. Una ciudad de ensueño, en pocas palabras; pero la Venecia de Don’t Look Now se siente muy diferente. Podría decirse que Venecia es una de las protagonistas de la película y aquí se ve más tenebrosa que nunca. Con gran ayuda del director de fotografía Anthony Richmond, el director Roeg logra crear una atmósfera escalofriante, constantemente amenazadora. Vemos a nuestros protagonistas correr por entre angostos pasillos, a través de grises puentes en penumbras silenciosas, y cuando nos enteramos de que un asesino serial anda suelto, bueno, la cosa se torna pesadillesca. La película entera parece imbuida de una especie de magia oscura como de cuento de hadas.

dont-look-now-drowning-donald-sutherland
La película comienza y termina con dos escenas excelentemente editadas, en donde los paralelismos son demasiados para ser mencionados. Donald Sutherland (ostentando una fantástica peluca) y Julie Christie se arrellanan junto al fuego de su living comedor mientras sus dos hijos juegan entorno al pequeño lago que hay en el jardín. El ominoso impermeable rojo augura tragedia desde los primeros minutos del filme, y pasados apenas cinco minutos, podemos ver a John Baxter abrazando el cuerpo inerte de su hija envuelta en ese fatalista escarlata, segundos después de haberse ahogado en el lago de su casa.

No es casualidad, entonces, que los Baxter se hayan desplazado hacia Venecia, donde la ubicuidad del agua sirve como constante recordatorio del destino de su hija. También es cierto, sin embargo, que John se dedica a la restauración de iglesias, y es este el motivo oficial de su temporaria relocación a esta ciudad. Su hijo varón permaneció en Inglaterra en la escuela, permitiéndole a la pareja una instancia de duelo y distracción. A decir verdad, el comportamiento de los Baxter es muy extraño. Actúan con una especie de torpeza (quizás porque llaman la atención como extranjeros) y no se ven demasiado traumatizados por la reciente tragedia. No creo que haya que culpar a las actuaciones de Sutherland y Christie, más bien creo que esta excentricidad es otro elemento que aporta el carácter surreal a la película.

Una vez en Venecia, Laura conoce a dos hermanas inglesas, una de las cuales es ciega y, si hemos de creerle, psíquica. Esta insiste con que puede ver el espíritu de su hija. El resto de la película contrapone las personalidades de los Baxter: Laura inmediatamente convencida de las visiones de la psíquica, adquiere una sed por conocer más y hasta parece más aliviada y alegre; por otro lado, John mantiene un severo escepticismo y se niega a tener nada que ver con las hermanas y su misticismo, pero John es atacado por sus propias visiones, y desde los primeras escenas de la película, su destino parece ineludible.

don't-look-now-julie-christie-psychic
El resto de la trama es sencillo. Además de los Baxter y las misteriosas hermanas, los personajes más memorables incluyen el cura que supervisa el trabajo de John, y un inspector de policía. Ambos se ven siniestros y actúan fuera de lo normal, reforzando la intención de la película de concentrase en la creación de una atmósfera tenebrosa y no en darle realismo. La deliciosa fotografía de Anthony Richmond, de tonos grises (donde el rojo contrasta muy agresivamente) y ángulos inusuales y en particular la magistral edición (una de las escenas más famosas de la película es la larga y bastante gráfica escena de sexo entre los dos protagonistas, que intercala sus espontáneas posiciones con tomas de la pareja vistiéndose para ir a cenar) se complementan perfectamente con la adaptación del cuento de Daphne de Maurier. Nicolas Roeg creó un film que debe experimentarse, no otorga respuestas ni explicaciones, solo existe y persiste en la mente mucho luego de terminada.

Veredicto: 8/10

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt0069995/